El vacío social en Linkedin

La frase “Linkedin se quiere parecer a Facebook y Facebook a Linkedin” se ha repetido una y otra vez en un sinnúmero de análisis, comentarios y reseñas sobre las constantes modificaciones en las interfaces de ambas plataformas o redes sociales. La incorporación de la portada, las modificaciones en el diseño del muro, los cambios en los news feeds, la evolución en los modos de participación, han servido como sinónimo de un supuesto objetivo en común, que, según analistas y blogueros, consistía en la búsqueda de imitar una estructura, una estrategia de navegabilidad que, como había resultado efectivo en un caso previo, debería replicar los logros. Desde una perspectiva por lo menos reduccionista, los fines de tales modificaciones podrían verse expresado de semejante manera, pero, detrás de los rediseños se encuentra la búsqueda de solventar ausencias que dejan incompletas e insatisfechas a ambas plataformas (o mejor dicho, a los directivos de ambas). El caso en el que me centraré en este posteo, aunque intenta mencionar ambas situaciones, será el de Linkedin, y, como lo di a llamar, su vacío social.

 

linkedin_ejecutivos (1)

Linkedin se ha posicionado como una red social con un marcado perfil profesional. Al denominarse la “World’s largest professional network”, la plataforma ha logrado construir una imagen de marca seria, madura, en contraposición con lo que ocurre en otros casos en donde los intercambios, los mensajes triviales, y la inmediatez de la renovación del tráfico han llevado a que, para muchos, impere una cierta informalidad.

Por otro lado, la centralización de la plataforma en los perfiles (en lugar del muro o News Feed, donde, por ejemplo en otras redes como Facebook y Twitter se focaliza el tráfico y la atención de los usuarios), los cuales se presentan en forma de Curriculum Vitae, en donde el usuario coloca sus datos personales y experiencia laboral, lleva a que la atención del usuario derive en su actualización constante y la estratégica colocación de la información personal con fines de generar contactos profesionales.

A lo largo de su historia, Linkedin ha experimentado múltiples modificaciones, tanto a nivel de interfaz, diseño, como en navegabilidad y modos de interacción, con el fin de ampliar y mejorar los modos de participación de los usuarios, con la búsqueda ulterior de incentivar la participación e interacción entre los usuarios.

nuevo-perfil-linkedin

Teniendo eso definido, una pregunta se nos presenta e interrumpe la continuación de la descripción: ¿A dónde queda la parte social en esta red?

El usuario tiene múltiples formas de participación en esta red social. Desde la construcción y actualización de su perfil, hasta la publicación de posteos que se difundirán entre sus contactos (símil al modo de participación en Facebook), al usuario se le presenta un contexto en el que, cada vez más, se lo intenta incentivar a interactuar con sus contactos y el resto de la comunidad. El problema con el que se encuentra es que, a pesar de tal situación, las cifras concretas de interacciones entre usuarios son muy reducidas. Ya sea debido a la falta de comentarios, recomendaciones o compartidos en los posteos, no se registran altas tasas de contacto entre los usuarios, lo cual lleva a la afirmación de que en Linkedin se encuentra un gran número de personas, sin relación alguna más que estar conectados.

Si tomamos en comparación la difusión de contenido de un mismo tipo en Facebook y Linkedin, por una misma marca, las diferencias son notorias. Un mismo posteo, realizado por el muy popular sitio TechCrunch en ambas plataformas, nos da el siguiente resultado:

 

Posteo FB

Posteo en Facebook: 32 comentarios, 169 Me Gusta, 74 Compartidos, en 1 hora.

Posteo IN Posteo en Linkedin: 1 Recomendacion, en 1 hora.
 

A pesar de que los resultados pueden ser adjudicados a replicar la estrategia en dos redes sociales considerablemente diferentes, la gran disparidad en los resultados habla de una predisposición totalmente diferente del usuario en interactuar con los posteos de la marca, dependiendo de la plataforma en la que esté.

Para contrarrestar este déficit, Linkedin propone un lugar de interacción y contacto, los Grupos. Allí, los usuarios pueden, luego de ingresar o ser admitidos dependiendo el nivel de privacidad del grupo, postear, comentar, crear encuestas y tópicos. Los índices de contacto entre usuarios en grupos se han mostrado considerablemente más altos que en los muros, pero sin llegar a una integración como la lograda en otras redes como Facebook, por lo que deja un hueco en el intento de solucionar la supuesta problemática.

linked-in-presentation-for-business-image
Lo que es problema para algunos, es aspiración para otros, como es el caso de Facebook, donde el aspecto social llega a un punto tan alto, las interacciones y los contacto entre usuarios es tan habitual, que la formalidad pasa a un lugar casi imperceptible. Por eso, en contraposición con lo ocurrido en Linkedin, donde los usuarios completan con lujo de detalles su historial laboral, donde la fidelidad de los datos de contacto resulta indudable ya que de eso depende la posibilidad de un contacto laboral (que en su mayoría llega a través de postulación de los usuarios a anuncios publicados en la plataforma, o a través de la selección de personal de RRHH), en Facebook los usuarios dejan espacios en blanco al momento de completar su perfil, suelen malversar algún dato, y hasta suelen utilizar pseudónimos en lugar de su nombre. El profesionalismo que llevó a Linkedin a convertirse en un lugar destacado de búsqueda de beneficios (trabajo) a nivel mundial, y que, simultaneamente, eliminó todo espacio para la trivial y cotidiana interacción (variable social), los llevó a convertirse en un muy formal e incorruptible cementerio. Por otro lado, la segunda realidad que presenta Facebook, el lugar en donde los usuarios interactúan, se contactan, charlan y compartan estados (sentimientos), y que la ha posicionado como la red social por excelencia, la convirtió en un carnaval multitudinario de memes, fotos de gatitos y saludos por cumpleaños, donde la presencia de información verídica es un pecado tan inmenso a las recomendaciones de seguridad, como inconcebible.

Esto ha sido una cuestión a solucionar a Zuckerberg, quien hace no mucho tiempo ha comunicado las modificaciones en sus algoritmos que conllevarían la pérdida de protagonismo y posicionamiento de los posteos que, a través del uso de memes, solo tengan como objetivo la adquisición de interacciones, principalmente “Me Gusta”. Facebook busca eliminar lo “superficial”, convertir su plataforma en un lugar donde las profesiones, las actividades de los ámbitos formales de los usuarios confluyan. Una muestra de ello es el lanzamiento de FB Newswire, una especie de agencia de noticias que funcionará de curador de contenido informativo para ser utilizado por los periodistas.

Mientras llegan nuevas actualizaciones, rediseños y modificaciones tanto a la interfaz del site como a la de la app, el agujero social en la red se mantiene como un asunto pendiente a solucionar. Corregirlo marcará la diferencia entre una base de datos de CV’s y una red social.

MC

 

Referencias:

http://mashable.com/2014/04/16/linkedin-slideshare-app/
http://www.trecebits.com/2012/11/02/quieres-tener-el-nuevo-perfil-de-linkedin/
http://www.ticbeat.com/socialmedia/facebook-quiere-conquistar-chicos-prensa-con-fb-newswire/
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s