El rey neozelandés

Era el más grande, el más imponente y el más aterrorizador del mundo. A todos los que enfrentaba les hacía correr, sin importar su procedencia. De todo el mundo venían a enfrentarlo.

Se han registrado peleas memorables contra sudafricanos, australianos, ingleses, y muchos otros que vinieron desde lugares innombrables para combatir al gigante neozelandés vestido de negro, y todos salieron vencidos. Por más sorprendente que parecía su contrincante, victorias era lo único que obtenía.

Un buen día, luego de haber recibido golpes de habitantes de casi todas las naciones, su cuerpo decidió que había sido demasiado, al menos momentáneamente. Un trastorno renal, denominado Síndrome nefrótico, lo ataco por el único lugar donde no podía defenderse, su interior. Jonah Lomu no pudo volver a jugar al rugby por cuatro años, y nunca volvió a ser el mismo.

 

Anuncios

3 comentarios en “El rey neozelandés

  1. Esta muy bueno como comienza el relato de la historia.
    No me llevo mucho con la coherencia y cohesion jajaja pero me gusto mucho, realmente!
    Quiero otras historias contadas similarmente, siento que aprendo!! en serio, jajaja!!!

    ¡Beso!

  2. See, me acuerdo que el tipo era muy superior al resto. Estaba en pleno apogeo cuando yo empece a jugar al rugby y despues justo le paso eso. Creo que igual volvio a jugar un par de partidos en la liga local o algo asi, pero tenes razon, ya no es lo mismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s